Shinobi Chronicles

Noticias
05.08.15 La historia del foro recibe un giro grande, adelantándose 3 años en el futuro. ¿Qué les espera a las aldeas? Entérate sobre los detalles aquí.
22.07.15 Con la baja de actividad, la administración decide abrir un tema para que la comunidad aporte sus ideas con la intención de mejorar la situación del foro. Las ideas no tardaron en llegar y los usuarios discutieron la posibilidad de un reset parcial donde la historia del foro sería adelantada a 3 años después de la actual. Para más información visitar el tema aquí.
Bienvenido!

¡Hola! Bienvenido a Shinobi Chronicles. Disfruta de tu estancia en el foro, esperamos que sea de tu agrado y te registres para ser parte de la comunidad. Ofrecemos un seguimiento al manga y anime de Naruto con la libertad de desarrollar historias únicas con un personaje de elección. Contamos con un gran listado de jutsus. Cada personaje será diferente y podrá tener diferentes habilidades. Además brindamos la oportunidad de crear jutsus, clanes, organizaciones e invocaciones. Como extra, el foro tiene una sección de diseño con talleres y tutoriales.
Diviértete mucho y suerte en tu camino ninja!


ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte
 

 La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Gogis
Gogis
Chunnin
Chunnin

Estatus La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado 7HHS1L4La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado 13BD1iZ
Especialidad Fuinjutsu
Naturalezas La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado MOQYpUE
Armas
Spoiler:
 

Ryous : 200R
Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 14/04/2015

La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado Empty
MensajeTema: La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado   La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado EmptyJue Abr 16, 2015 3:21 pm

Arresto era una palabra arriesgada, creo que más bien el interrogatorio se había vuelto demasiado largo, tan largo, que incluso la muerte termino por sellar su camino, no era del todo un desperdicio, gracias a eso ahora teníamos nueva información, la estúpida gorda, hija del cacique patético ese, había “deducido” que había un infiltrado, dando aviso a las autoridades de la aldea – Pero que idiota, ¿Qué pensaba? ¿Qué me iba a quedar callado en vez de recibir dinero nuevamente por salvar su celulítico trasero? Wow pero que lista que es- dije, probablemente nadie hubiese notado que había una conspiración, ella tenía que mencionarlo, ahora todo el azúcar que guardaba en sus desparramadas caderas se había por fin metabolizado, haciendo que sus neuronas funcionaran.

Para cuando recogí el pergamino a mi nombre, tenia perfectamente la idea de lo que se trataba, seguro la retardada en encajes, me había vuelto a llamar, al ver que si era eficaz, no como su corrupto padre, lástima que necesitaba el dinero o yo mismo envenenaría a esa familia de lacras usureras, pensé por un momento lo divertido que sería ver a la obesa revolcándose como cerdo en el lodo, mientras escupe todo lo que come, mi mente se hallaba plácidamente distraída cuando -¿Señor? –Ah…. Si, ya está aquí la firma, me reportare más tarde y ¿Cómo porque carajos me dices señor? Tengo 17 malditos años, acaso yo te digo ¿Si mocoso?- Volví en mi, aun sentía la respiración agitada, aguantaba la risa pero de alguna manera me era inevitable ver a esa puerca sufrir por mera diversión. Ah e insultar a los que están a la recepción también, por algún lado tenía que salir toda esa neurosis.

Camine con fastidio hasta la casa del feudal, siempre vigilada, disque por shinobis, no eran más que un par de obtusos que sabían lanzar cuchillos y emborracharse con sake barato, tuve un breve encuentro con el señor de la casa, el imbécil sabia ser persuasivo, era un buen político, su hija al fondo del pasillo, del tamaño de un ropero viejo y vestido como uno. Salí molesto, sin embargo mi cara de seriedad podría interpretarse de mil maneras.

Tuve que andar a pie como plebe, pero era mejor que abordar cualquier carreta o vaya dios a saber que, lleno de piojos y mas, no me quiero imaginar cómo vive la gente en las aldeas, lugares militarizados a nuestro servicio, es una pena por ellos, pero mejor para mí. En las salidas de ciudad podía divisar las casetas de vigilancia, siempre estaban echados ese par, como perros holgazanes, seguramente así es como se había infiltrado el desgraciado reportado en el los libros bingo, hasta cara de depravado con retraso tiene. –Buenaaaas,- dijo uno de ellos, pese a detestarlos intente poner una cara amable, aunque no podía ni gesticular con normalidad, es como si estuviera oliendo mierda, simplemente el asco te viene de adentro y por más que quieras fingir simplemente no se puede.

Me identifique rápidamente con un gafete, el cual me acreditaba, además de la jodida bandana que tanto hicieron de joda en la academia para poder ganarla, ahora la tenia atada en el tobillo porque sinceramente estaba horrible esa cosa y prefería que se me viera lo menos posible, ya tenía suficiente con las aglomeraciones de aldeanos fanaticoides que quieren que les firmes la cara o no sé, que les des un bolillo. Regresando al tema….

Me miraron con desprecio y después musitaron algo para soltar algunas risillas, par de estúpidos, lo bueno es que no habían notado que había dejado algo de veneno sobre la botella de vino que bebían, claro no los mataría, pero les haría pasar una de las peores noche de su vida. Tenía ubicaciones aproximadas de donde poderme encontrar con el tipo, según había investigado tenia habilidad bastante inusuales, tenía fama de ser un desgraciado y hacer lo que fuera por dinero, ya éramos dos, aunque yo no lo necesitaba realmente, a veces uno jode por naturaleza, solo porque si.

Me introduje entre las espesas arboledas, todo lucia tranquilo revise en varios lugares pero nada, parecía que la tierra se lo había tragado, tal vez así era…. Me vi en la penosa necesidad de hacer kanjis sobre cuevas y cavernas, solo para verificar que el bastardo no estuviese viviendo como cavernícola, para mi sorpresa no se encontraba ahí, de pronto la presencia de alguien perturbo los sellos sobre los que tenía la mano, un individuo venia rápidamente para acá. Prepare el terreno y a uno de mis títeres, cuando llego eso o lo que fuera, inmediatamente ataco, ¿Pero qué cosa era eso? Un humanoide deforme, como si hubiese sido víctima de quemaduras, brincoteando como retardado, con una fuerza espantosa, su estúpido aspecto seguro también afecto su cerebro, pues tras detonar una bomba de veneno con mi títere, este continuo respirando dentro de ella mientras yo aguardaba desde un refugio seguro, pasaron algunos minutos hasta que desistió su búsqueda.

Mi títere hizo presencia entre la zozobra venenosa que empolvaba el aire, este intento atacarlo nuevamente con menos avidez, su algarabía se había visto mermada, el efecto del veneno estaba comenzado a actuar sobre su sistema, mi voz recóndita resonó desde las alturas en los arboles. –Estas acabado- El rio en un intento desesperado intento alcanzarme, por supuesto mi marioneta se interpuso hiriéndolo de gravedad con una cuchilla oculta. -¿No lo entiendes niño estúpido, la gorda va a morir jajaja- rio mientras sus rodillas caían presas de la gravedad, - Explotara, explotara en mil pedazos- Pero que pedazo de asno, acababa de decirme su plan y no tenía ni una hora buscándolo, por eso odio las misiones de rangos tan bajos, pueden ser tan absurdas.

Una caja de bombones, asesinarían a la obesa patética con una caja de bombones, no creo que toda esa burda masa de grasa pueda volar con una bomba, necesitarían kilos de dinamita para que pudieran hacerlo, no tarde mucho en identificar el regalo especial, al que por supuesto la muy cerda estaba a punto de lanzarse, puerca indecente, ¿No tenia llenadera o qué? Hice que sus disque guardias la alejaran, advirtiéndola de que podía ser una bomba y sus días como plasta podían terminar, revise con cuidado el artefacto a lo lejos, llame al padre de la cerda para que ordenara a sus macuarros sacar esa porquería de la casa, de hecho, todas las que hubiesen llegado los últimos 3 días, no tardo demasiado, como suponía yo en que uno de los gañanes contratados como guardias dejo caer sin más una linda caja, de bombones de chocolate, estos explotaron junto el anormal, volando en cientos de pedazos los fragmentos de su mongoloide ser.

Hay que ser idiota- comente al tiempo que los vidrios dejaban de resonar, espantados me vieron como inexpresivo casi soltaba una carcajada –Vamos, son solo simios reemplazables, la misión está hecha firme- afirme sonriente, sus rostros aun parecían perturbados mientras los pedazos de su antiguo empleado seguían cayendo por el resto del jardín, iluminando su impoluta fachada blanca de rojo. Le di la pluma – Mire señor, no tengo tiempo, firma oh- No me dejo terminar cuando firmo el pergamino, su hija lo apretaba con sus manos del traje, con sus gordos y asquerosos dedos debo de mencionar, estarían asustados por mí, o ¿por qué pudo ser ella la pequeña ballena que explotara?

Después de salir de su residencia decidí dirigirme al centro donde se hacían los depósitos, ya casi cerraban, faltaban cinco minutos y el mocoso que me atendió unas horas antes seguía ahí, ¿Así que no tienes talentos para nada? Es una pena- Pues te equivocas- grito de manera infantil, -Soy el mejor en mi clase de marionetas- Sonreír casi conmovido, pequeño niño estúpido, casi me dieron ganas de matarlo por hacerme reír, -Vaya un marionetista, pues dame mi dinero, con un carajo, seguro un marionetista no se hubiera tardado tanto, cuando termines ven a buscarme, tal vez te enseñe algunos trucos- dije al tiempo que el títere que guarda en su pequeño cubículo empezó a flotar a su alrededor, era diminuto, ni siquiera tenía que mover mis dedos, el asombrado, acepto el pergamino para que después me enviaran mi cheque. –Salgo en 5- dijo tartamudo, yo solo asentí y camine un poco por ahí, en busca de alguien que me vendiera un maldito cigarro.

_________________

La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado 59zle9
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gogis
Gogis
Chunnin
Chunnin

Estatus La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado 7HHS1L4La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado 13BD1iZ
Especialidad Fuinjutsu
Naturalezas La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado MOQYpUE
Armas
Spoiler:
 

Ryous : 200R
Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 14/04/2015

La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado Empty
MensajeTema: Re: La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado   La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado EmptyVie Abr 17, 2015 12:11 pm

Pensaba que todo esto había terminado, incluso por un segundo pensé que había resultado demasiado fácil, casi al llegar al nuevo departamento en que fui re ubicado, odiaba este tipo de mudanzas, "Hay mucho misterio a tu alrededor, desaparecieron doce personas" Que bah, lloricas irremediables, en fin, llegue a mi nueva estúpida casa, para colmo el color de las paredes era blanco y brillante, como si necesitara que me escupieran en la cara. Antes de hacer encajar las indidudaras del cerrojo la puerta salio disparada junto conmigo al otro lado.

Al parece no había bastado el veneno que inyecte en aquel bastardo, de alguna manera u otra se la ingenio no solo para seguirme, si no para burlar la seguridad de toda la aldea sin ni quiera ser detectado, pudo entrar a casa de la maldita ballena y asesinarle en menos de lo que pensábamos, aun estaba anonadado por la capacidad de resistencia que le brindaba su cuerpo, era exageradamente alta, podía notar los cúmulos de dolor, atorados en las venas que cada vez se ensacaban mas y mas en proporción a su ira, me pregunto si esa coloración inusual así como sus deformidades, eran capacidades shinobis inusuales y no un monstruo salvaje, tenia cierta pinta de indigente rogando por thinner, después de todo, la infiltración no le vino nada bien, sobre todo al estar cubierto de tierra y escombros.

-Esper---- No me dejo terminar la frase cuando su enorme brazo hizo añicos a mi cambiazo, que fortuitamente era una marioneta al alcance, dentro del nuevo taller, apenas y colecte unos hijos de chakra y nuevamente varias agujas envenenadas penetraron su horripilante piel, era tan negro como algunos ídolos de hip hop que jamas debieron dejar de limpiar el drenaje. Fueron segundos casi que resultaron insípidos para mis pensamientos, no tenia mucho tiempo para reaccionar, por lo que tuve que sustituirme nuevamente, por el mobiliario que se encontraba a la mano.

Sin mas preámbulos de mis mangas se desenrollaron largos pergaminos, estos escupieron una nube de humo para dejar sueltos a cuervo y hormiga negra, entablaron un contacto breve pero certero, sobre todo cuervo, al verse quebrada pese apuntalar directamente las partes blandas del oponente, esto sirvió como distracción eficaz, no desperdiciarla ni un solo segundo con un enemigo de este tipo, era increíble como podía estirar ciertas partes de su cuerpo, incluso la resistencia física tan alta para soportar un veneno que precisamente induce dolor, el tipo monto un escándalo de ver. Pasaron algunos segundos antes de que sus rodillas lo llevaran al suelo, esta vez si que estaba cansado, podía notarse en su terrible expresión fácial, parecía que le habían inyectado el aceite sobrante de la gorda en la cara, como si tuviera bolas, tenia el rostro de un mito de la farándula, donde los quistes cosméticos se abultaban bajo su piel, volviéndolo mas deforme si con eso era suficiente.

Hormiga negra empezó acercándose por detrás, alzando sus seis brazos de una manera amenazante, como si levantara su capa y comenzara a bailar, brincando de pie en pie, hasta donde estaba fincado el shinobi, se reclino sobre si misma haciendo crujir sus articulaciones, su cabeza titiritaba mientras sus tres ojos volteaban a verlo. El barril en su estomago empezó a desplegarse envolvente, sobre el tipo derrotado, antes de que hormiga negra terminara de engullirlo, me observo con unos ojos perdidos, sedientos, rabiosos, tal vez era algún químico que se inyectada, o algún tipo de fuinjutsu fuerte. El barril finalmente se cerro mientras las articulaciones de cuervo comenzaban a desprenderse. Era una de las técnicas mas efectivas con las que contaba en mi arsenal, prácticamente nunca fallaba ni una vez, un cien por ciento había resultado aniquilado con esta aberrante y doloroso procedimiento, era increíble como había podido convertir en un jutsu algo como esto.

La doncella de hierro, algunos años era un método de tortura bastante común, ahora era un jutsu secreto negro, quien iba a pensar que fuera a convertiste en técnica, los hilos de chakra se conectaron directamente entre si, atravesar los huecos de hormiga negra, un tirón fue todo lo que necesite para que cada una de las partes se ensamblara empalando a mi enemigo como alfiletero.

Creo que por fin todo había terminado, la marioneta escurría sangre, aquello era un desastre, pronto empezaría a atraer miradas, la peor parte de todo, era que yo tenia que limpiar toda la maldita porquería de ese nauseabundo ser, que ni merecía ser llamado humano, -Todo yo, todo yo siempre- dije con enojo mientras la compuerta de hormiga negra se abría poco a poco para develar el lastimoso estado de su cuerpo. Salí del departamento esa noche sin marionetas, deje toda la pudrición atrás, aveces me sentía confundido respecto al trabajo, no sabia bien cuando podría resultar suficiente, ademas la insatisfacción de mi imperfección se acrecentaba con los meses, como si una obsesión intentara acabar conmigo, tome dos pastillas esa noche, estaba cansado del trabajo y no quería saber nada mas, incluso podían llegar bandidos ninjas a descuartizarme y después de dos de esas, poco me importaría.

Al llegar a la cantina ordene lo de siempre un vodka doble, en las roca, necesitaba calmar mis nervios, seguramente los ansioliticos se combinarían al grado justo que deseaba para dejar de pensar, la gente no paraba de verme, resultaba extraño, ya que normalmente aunque llamo la atención no lo hago durante tantos minutos y menos cunado no estoy matando a nadie, ¿Que diablos me veían? - seguí bebiendo mi trago hasta que note demasiado extrañado al cantinero, me veía desorbitado, -¿Que carajo pasa? - dije apenas moviendo la boca a manera de disimular, el cantinero señalo mi frente, al levar mis dedos ahí tuve una gran sorpresa, al parecer en la batalla con el salvaje, un shuriken había sido encajado en mi cráneo, de manera superficial, y a juzgar por el angulo no había logrado penetrar el hueso, sin embargo se hallaba entre mi piel y el cabello. Horrorizado me vi en el reflejo del vaso de cristal, me levante algo mareado y deje dinero sobre la barra antes de salir

-Maldito Sanax- dije al momento de patear un bote cerca, al parecer era mala idea asistir todo el tiempo dopado había inhibido mi capacidad para sentir dolor, sentía un poco adormecido el cráneo, pero la sorpresa me lleno de adrenalina, por eso no había sentido realmente el golpe, era como si un chiste malo de Hallowen se presentara en la aldea, me detuve en la oscuridad, frente a unos comercios cerrados, donde podía reflejarme con mas claridad, ahí arranque el shuriken, son muy escandalosas las heridas de la cabeza, por lo regular brota demasiada sangre, cuando puse atención en el objeto era un pedazo de madera, al menos era menos grave de lo que llegue a imaginar, me sentía avergonzado, ya me imagino todo el camino a la cantina, por eso me veían tanto las personas, y yo todavía fingía demencia, buscando un buen lugar donde embriagarme, pense frustrado.

Esa noche termine en el hospital, tuve incluso todavía que esperar un turno por que tenían demasiados heridos esa noche, no se por que maldita razón, al parecer un loco de piel oscura había intentado ultrajarlos por sorpresa, lo describían como un individuo envuelto en un frenesí de rabia, ¿Quien carajo podría ser....? La cosa es que tuve que esperar como clínica de salud publica, para que por fin una poco simpática enfermera decidiera atenderme, al menos eran eficaces con el ninjutsu medico en esta aldea, de lo contrario hubiera tenido que soportar su cara mientras suturaba mi cuero cabelludo, dos horas después me encontraba como nuevo, solo que mas sedado de lo normal, para ser sincero, no creo haber podido soportar las ultimas 24 horas sin 4 de mis amiguitas, todo es un asqueroso bodrio, reflexionaba mientras caminaba a lo largo de la salida del hospital.

_________________

La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado 59zle9
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

La gorda hija del Feudal // Segundo roll, tiempo pasado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» [Prólogo]Problemas es mi segundo nombre
» Estatus Raro
» [Dragones] Lloyd VS Bombin
» [FM12] Wolverhampton
» Feliz Cumple pequeña Inu!!!! :3

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Shinobi Chronicles. :: General :: Papelera-