Shinobi Chronicles

Noticias
05.08.15 La historia del foro recibe un giro grande, adelantándose 3 años en el futuro. ¿Qué les espera a las aldeas? Entérate sobre los detalles aquí.
22.07.15 Con la baja de actividad, la administración decide abrir un tema para que la comunidad aporte sus ideas con la intención de mejorar la situación del foro. Las ideas no tardaron en llegar y los usuarios discutieron la posibilidad de un reset parcial donde la historia del foro sería adelantada a 3 años después de la actual. Para más información visitar el tema aquí.
Bienvenido!

¡Hola! Bienvenido a Shinobi Chronicles. Disfruta de tu estancia en el foro, esperamos que sea de tu agrado y te registres para ser parte de la comunidad. Ofrecemos un seguimiento al manga y anime de Naruto con la libertad de desarrollar historias únicas con un personaje de elección. Contamos con un gran listado de jutsus. Cada personaje será diferente y podrá tener diferentes habilidades. Además brindamos la oportunidad de crear jutsus, clanes, organizaciones e invocaciones. Como extra, el foro tiene una sección de diseño con talleres y tutoriales.
Diviértete mucho y suerte en tu camino ninja!


ÍndiceBuscarRegistrarseConectarse

Comparte
 

 Misión; Brigada S.O.S

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ryusukai
Ryusukai
Jounin
Jounin

Estatus Misión; Brigada S.O.S 7HHS1L4Misión; Brigada S.O.S X5krHxB
Especialidad Kenjutsu
Naturalezas Misión; Brigada S.O.S MOQYpUEMisión; Brigada S.O.S VNdAwAvMisión; Brigada S.O.S EH0PJ3K
Ryous : 500R
Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Misión; Brigada S.O.S Empty
MensajeTema: Misión; Brigada S.O.S   Misión; Brigada S.O.S EmptySáb Ene 10, 2015 12:39 pm

Ya eran las tantas de la mañana, con un sueño que cuya fragilidad se hacía mas notable conforme la luz del sol iba alumbrando el espacio en el que se encontraba. Sometido este, debajo de sus maltas, siendo solo; la cabeza, como única parte de su cuerpo cual estaba al descubierto, además de sus párpados, que empezaban a inmutarse sucesivamente por los rayos de luz que se infiltraban por los pequeños agujeros de las persianas. Más que inmutarse, por los pequeños lapsos de tiempo en lo que tardaba las luces naturales en sacudirle del sueño. Sacudido al fin, no tardó en tomar consciencia del mundo exterior, al igual que, sus ojos, estos, cuyas pupilas buscaban el despertador que se le olvidó configurar antes de dormir. En el mismo instante, llegando su madre con un enfado indescriptible, exclamando y regañando al joven aprendiz ninja. ― ¿¡Qué haces aún en la cama!?; ¡Creía que ya estabas fuera entrenando o haciendo algo productivo!; ¡Largo de aquí! ― Gritaba desesperada, tras romper la puerta de una patada. Aunque, lo que más le provocó miedo de su actitud, era las garras que dejaba salir, siendo propio de su clan Inuzuka. ― Oe, oe... Deja de gritar, por tu culpa tengo que sentir vergüenza de lo que pensarán de nosotros los vecinos. ― Contestaba con total tranquilidad, mientras trataba de estirar sus brazos hacia arriba y soltar un bostezo. ― ¿¡Cómo!? ―. En un acto seguido, de la madre, se balanceó sobre la cama de Ryû, cogiéndole por el cuello y removiéndole el cráneo de las bruscas agitaciones. ― ¡Enfócate en lo importante o te vas a ganar una buena bofetada! ― Le gritaba nuevamente. Con una sensación de mareo, y pérdida de energía; Ryû, asimiló la situación. ― ¡Va-vale, vale! ― Contestaba mientras era agitado. Cuando su madre dejó de asfixiarle, se levantó de la inclinación sobre él, y se dirigió, nuevamente hacia su cocina. ― ¡Venga, vamos! ―. ― ¡Ya voy...! ― Contestó, tratando de incorporarse y directamente dirigirse al armario para luego, vestirse de su particular vestimenta.

Se preparó y bajó corriendo hasta la puerta de su casa, cogiendo con toda prisa el desayuno; dos tostadas, con un par de mortadelas de pollo entre ambas, agarrándolos a la par, entre los dientes; en su boca, y yendo, sujetando la cartera con una mano, mientras que la otra mano encargaba de gestar un saludo a su madre. ― ¡Ya vuelvo mamá! ―. ― ¡No tardes hijo mío! ― Contestaba, disimulando una sonrisa. Una vez; Ryû, cerró la puerta consigo por detrás, y salió disparado cual lobo a por su presa mientras que se zampaba la comida entre los dientes.

Hace poco se había graduado en la academia, y hoy, iba a ser un día especial como ninja, o eso esperaba. Mientras que iba corriendo entre las calles, mercaderes, y la demás población, ilusionaba con una misión peligrosa, algo como una expedición peligrosa que lo sacaría a la luz de toda la aventura por la que anhelaba desde su mente soñadora, y tener la oportunidad, de mostrar sus habilidades ante los ninjas que lo asignaran con él. Y mostrarles tras una impresionante actuación, que iba a ser, algún día; un grandísimo Hokage. Aunque, de momento, solo era algo que recreaba y se imaginaba dentro de su mente, en cambio, en el mismo instante, la fantasía se interrumpió al chocarse con un aldeano cargado de mercancías para transportarlas a otra de las tiendas de Konohagakure. Al mismo, no tuvo más remedio que ayudar, y a la vez, recibiendo una bronca por parte del mismo. ― ¡Mira por donde andas, mocoso! ― Gritaba, enfadado. ― Lo siento, lo siento... ― Disculpándose, mientras le recogía todo lo que había caído, y sucesivamente, colocando aquellas frutas en sus respectivas bolsas. En cuanto terminó de ayudarle, prosiguió directamente con su camino hasta la torre del Hokage, donde estaba predestinado, estar en la oficina de las misiones.

Al llegar, dos Jounnin's hacían guardia ante la puerta del edificio, que llevaba, a distintos lugares desde el interior de la estructura. Su destino, en la oficina de las misiones, que accedió, tras subir en la primera planta por las escaleras, en un largo pasillo, en el cual la primera puerta abierta, se encontraba una amplia sala, y al fondo, un largo escritorio lleno de papeles ordenados, y cabiendo en él, siete personas aproximadamente, a lo que correspondía, filas de siete secciones que esperaban cada paciente en recibir su respectiva misión y aleatoria. En cuanto llegó el Turno de Ryû, este, con un ánimo inspirado exclamó ante todos. ― ¡Soy Ryû Uzumaki!; ¡Vengo aquí para solicitar mi primera misión como Gennin! ― A la vez, que mostraba una humilde y amplia sonrisa. ― ¡Voy a ser el próximo Hokage!; ¡Así que...!; ¡Estoy esperando para recibir una misión importante! ― Añadió, con una sonrisa sin cesar mientras la sala quedaba silenciosa, y paralizada ante el infantil comportamiento del chico. ― ¡Hahahaha...! ―. ― Toma chico, seguro que es tu primera misión, así que... ¿Por qué no le demuestras a estos críos lo que vales para que puedan seguir tu ejemplo, sin molestar a los otros aldeanos? ―. ― Espero que no seas uno de ellos, ya que tienen tu mismo comportamiento... ― Decía sin dar turno a la palabra de Ryû, un Jounnin cualquiera que trabajaba en la sección, entregando misiones, siendo también, el profesor de aquel grupo de Gennin's molestos para la aldea, quien renunció serlo más, por la vergüenza que pasaba como su maestro, y propio de cualquiera, reírse de otro más para esconderse de la excluída posición de sus alumnos. ― ¡Me subestimas!; ¡Ya lo verás!

Salió de la Oficina. Dos horas en la búsqueda de aquellos Gennin's patosos, los encontró causando problemas al mismo mercader con el que se había cruzado anteriormente Ryû. Este, desde encima del triangular techo de una casa, encima de la chimenea, les exclamó. ― ¡Vosotros cinco!; ¡dejad de molestar a la gente! ― Les gritaba desde su posición, con el pergamino de la misión, abierto y con sus nombres mencionados en el papel. ― ¡Estáis reportados en esta misión por molestos, y tendré que enseñaros como ser para ser un buen Hokage! ― Añadía para llamar la atención. Toda la gente viendo su silueta, que se podía divisar con dificultad por la luz del sol que brillaba detrás de sus espaldas. ― ¿Y tu quien eres?; Eso, eso... ― Decían a la vez. Ante esto, saltó de un mortal hacia el suelo, cayendo de cuclillas y mirándolos de frente. ― ¿Yo?... ¡El próximo Hokage!; ¡Vaya que sí! ― Les exclamaba nuevamente mientras les apuntaba con el índice de su brazo derecho extendido. ― ¿Tu?; No me hagas reír, pero estaría bien que nos lo demostraras, porque te tenemos unas cuantas pruebas... ― Contestaban con un tono frío y oscuro. Acto seguido, sin avisar alguno. todos, empezaron a lanzar shurikens y kunais a la vez, sin cuidado y sin previsión alguna de su entorno y de las personas que habían alrededor. Ryû empezó a esquivar una minoría de aquellas armas, para luego, impulsar un fuerte salto; esquivando las restantes. Y como era especialista Taijutsu, tuvo que enfrentarles cuerpo a cuerpo. Combatiendo los cinco ninjas, sin dificultad alguna. esquivando cada golpe y contestando al mismo tiempo. Tras dos minutos, había terminado con ellos. Cada uno apalancado en el suelo de una forma distinta. ― Esto será suficiente... Espero que hayáis aprendido la lección. ―.

Tras esto, se agarró a una de las carretas de los mercaderes, y empezaba a arrastrarlos uno por uno sujetándolos del pie, y luego, con dificultad, subirlos a la carreta, y llevarlos hasta el edificio del hokage. Por suerte, aquel Jounnin que era el maestro de aquellos cinco, estaba asomado por la ventana de la oficina de las misiones y con una mirada impactada por la sorpresa, empezó a ver, a Ryû, cargando con una carreta y en ella, sus patosos alumnos durmiendo de la paliza, y otros, despiertos y con dolor corporal. ― ¡Aquí los tienes! ― Le gritó desde la puerta principal del edificio. ― ¿Co-como lo habrá conseguido él solo?...

Tras esto, llegó a la oficina, donde recibió su recompensa. Acto seguido, largó a su casa, sonriente y orgulloso de lo ocurrido. Ya era hora de comer y por ende llegaría a su casa contento, esperando contarle el día de hoy a su madre. La tarde, estaría dedicada para su entrenamiento y un poco de siesta, así que, no desaprovecharía la oportunidad.
Volver arriba Ir abajo
 

Misión; Brigada S.O.S

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Shinobi Chronicles. :: General :: Papelera-